1 ago. 2009

Wim Mertens en Jerez



El ciclo Noches de Bohemia que el Ayuntamiento de Jerez pone en marcha cada verano se descolgó hace unos días (30 de julio) con la presencia en el cartel del compositor belga Wim Mertens. La oportunidad de volver a disfrutar con este impresionante artista de nuestro tiempo bien mereció una escapada. Era mi quinto encuentro con un compositor por el que no puedo esconder una inmensa (puede que hasta desmedida) devoción. Tras verle en Madrid (1997, piano, voz), Sevilla (2002, piano, voz), Portalegre -Portugal- (2004, piano voz), Sevilla (2008, piano, violín), a Jerez llegó en formato de trío, acompañado por la virtuosa violinista Tatiana Samouil y por el ejemplar violonchelista, fiel escudero del autor de Der Heisse Brei, Karel Steylaert.

A pesar de haber disfrutado más de dos horas (Mertens se entrega al máximo en cada comparecencia) con su recital, sigo pensando que no son los instrumentos de cuerda los que mejor acompañan la música minimal, arrebatadoramente melódica y contagiante del belga. No he tenido oportunidad todavía de atender un concierto suyo acompañado por un ensemble de vientos pero por lo que nos cuentan los discos (y tras medio centenar de ellos uno puede hacerse una idea cabal), éstos sirven mejor a su música que la cuerda. Algo que por otra parte es fácilmente comprobable si observamos cómo artistas sólo parcialmente similares como Michael Nyman o Philip Glass han optado casi siempre por nutrir a sus conjuntos de instrumentos de viento.

El concierto, que transcurrió ¡ay! al aire libre y obligó a una excesiva amplificación, comenzó con la presentación mundial de su último disco The world tout court (2009) en la obligada reducción de piano+voz, violonchelo y violín. Aunque hay que agradecer a Mertens el esfuerzo realizado, éste, viéndolo desde la óptica del resultado, fue insuficiente. En primer lugar el álbum, con temas de gran nivel, no figurará sin embargo entre los mejores de su último periodo, y en segundo, la presencia constante del trío hizo algo fatigosa la audición de algunos temas, temas que, por lo demás, en su versión original en disco, están ideados para un conjunto instrumental que contempla saxofón, sintetizador, percusiones, cuerdas..., con lo que lo ofrecido en Jerez, si bien con no pocos momentos de belleza, fue insuficiente.

Mucho mejor en la segunda mitad, donde Mertens intercaló piezas de otros discos recientes (L'heure du loup, 2008 y Receptacle, 2007). Además se descolgó con una inesperada versión de su clásico Close cover arreglado para los tres instrumentos y brilló con la emocionante ejecución de Multiple 12, otra de sus grandes piezas. En los bises, si bien regateó su hit Struggle for pleasure, incidió durante cuatro propinas en los temás más rápidos de sus últimos trabajos.

Echamos de menos al Mertens puramente pianístico, ése que con las teclas y su particular voz contratenoril es capaz de mantener su capacidad de evocación intacta. Es modesto Mertens. Más allá del monumental y considerablemente experimental ciclo de 37 discos Qua (del que disfrutamos sus más acérrimos fans) y de su primer álbum, el electrónico For amusement only, el compositor de Shot an echo se presenta en el escenario como un artista pop, maneja tiempos breves y ofrece una música absolutamente propia y de muy fácil acceso. Me costaría ubicar a Mertens en una u otra esfera. De lo que estoy seguro es que con él estamos ante uno de los más grandes artistas de nuestro tiempo.

Audición: Tout est visible (In the absence of hindrance)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Atinado comentario,da gusto leer las impresiones de seguidores suyos como lo eres tu,porque nos pueden acercar mejor creo yo a lo que fue el concierto y englobarlo en su trayectoria total.No me explico como en mi busqueda no aparecio tu reseña de haberlo hecho no cabe duda la habría incluido junto a las qeu mande el lunes pasado al grupo de yahoo.

Me sigo considerando un muy afortunado porque parece ser que lo qeu presencie en Valladolid hace justo dos años no lo ha vuelto a repetir en los conciertos en este periodo de tiempo.Me refiero a unas 6 piezas nuevas no editadas,dos o tres bellisimas,en la linea que hacen de Wim una persona tan especial en mi vida.Una por cierto la subi en mi cutre-grabacion la seccion de audio del grupo de yahoo.Bueno gracias y a esperar que Wim se decida a editarlas por fin en disco.

Josea.

Ismael G. Cabral dijo...

Muchas gracias por tus palabras Josea. Sé que aquel concierto de Valladolid tuvo momentos maravillosos por lo que he ido leyendo en unos y otros sitios de Internet. Me agrada encontrar a personas que comparten pasión por Wim Mertens, compositor que, al igual que tu, me atrevería a decir que es también una influencia muy importante en mi vida. Y aunque tenga preferencia por músicas, digamos, más complejas, siempre vuelvo una y otra vez, incansablemente a Wim. Sus seguidores tenemos que reivindicarlo siempre, no hay ni habrá otro compositor tan especial como él. Por lo demás, espero que podamos coincidir alguna vez en un concierto suyo.